viernes, 30 de noviembre de 2012

HAIKUS PARA MI PADRE EN DIAS TRISTES




A MI PADRE, LUIS ALBERTO PAUL, EN EL CUARTO  ANIVERSARIO DE SU PARTIDA.

Hace ya cuatro

años de tu partida,
padre querido.

Sí. Te dormiste

una tarde, a las tres,
como los justos:

En la paz de Dios.

Dejaste una vida
llena de siembras

y de cosechas.
Disfrutaste sus frutos 
en lucha siempre


con los reveses

que ofrece el mundo 
al venir a él.

Fue tu juventud,

y tu madurez plena,
hasta el final,

vivo ejemplo

a las generaciones
que te seguimos.

Tus hijos y tus

libros son la herencia
que tú y mi madre,

dejaron a sus

nietos, a los bisnietos,
a Venezuela.

¡Que Dios te guarde!
Padre, desde los Cielos,
guíanos siempre.


Agunos de los libros  y publicaciones escritos por mi padre, Luis Alberto Paúl

 













 








Caracas, 22 de   noviembre de 2012

sábado, 10 de noviembre de 2012

HAIKUS DE RECUERDOS DE NOCHES INVERNALES




ABRAZO DEL AMOR (WEB)


¡Cuánto añoro
tus abrazos, mi amor!
Los del invierno.

De noches quietas
acalladas por copos
de algodón.

Me enlazaban
tus brazos la espalda
y la cintura.

Y me besabas
los hombros con suavidad
de seda y calor,

esas noches de
nieve y frío junto
a la hoguera.

Con el recuerdo
hoy los revivo, amor,
y te presiento.

Vuelvo mi rostro
¡Ay! hacia el tuyo
y nos besamos.

Transitan siglos
de minutos eternos
sin darnos cuenta.

Presa mi boca
entre tus labios tibios.
Mil travesuras

ambos se hacen
mientras juegan al amor,
a sus desmayos.


Caracas, 8 de noviembre de 2012

jueves, 1 de noviembre de 2012

EL CINEASTA DE ALTOS DE CHAVON


ANFITEATRO DE ALTOS DE CHAVON,  LA ROMANA, REPUBLICA DOMINICANA

     Hace algunos años decidí tomarme unas vacaciones en la República Dominicana.  Recuerdo que fue un viaje muy largo  y agotador. Transcurrieron más de nueve horas desde que salí del Aeropuerto Simón Bolívar de Maiquetía- más de lo que dura un vuelo a Madrid- hasta que llegué a Santo Domingo. Primero hicimos escala en el Aeropuerto José Martí de La Habana. Allí permanecimos dos horas a bordo del avión, pues no se nos permitió desembarcar en tierra cubana. Después de aguantar un calor insoportable, porque no había aire acondicionado dentro de la nave, se reinició el vuelo hacia  la República Dominicana, llegando al Aeropuerto   de Las Américas a las 3:00 p.m. Cuando abordamos el autobús que nos llevaría al hotel tuvimos que  aguardar dos horas más dentro del vehículo para esperar a varios pasajeros de un vuelo proveniente de Puerto Rico, pues ellos, al igual que nosotros, se hospedarían en el Hotel Decameron en Juan Dolio, La Romana, a cien kilómetros de Santo Domingo. Confieso que ya yo  estaba  de mal humor por el agotamiento. Pero, bueno, al fin llegaron los viajeros y nos dirigimos a nuestro ansiado destino. Yo no podía creer que, por fin pudiera darme un baño y descansar de una jornada que se me había hecho larguísima. Luego, cuando bajé a cenar, di un paseo por las cabañas rodeadas de jardines y la piscina  del Hotel Decameron, junto a  las playas de Juan Dolio. 
          Esa noche, en el comedor, tuve oportunidad de conocer al grupo de puertorriqueños qe habíamos esperado esa tarde a bordo del bus en el aeropuerto. Según les escuché decir durante la cena,  habían ido a filmar algunos escenarios para una película. 
     A la mañana siguiente me encontré  con ellos en el Lobby del hotel, pues esperábamos al chofer que nos llevaría a La Romana y al Museo Arqueológico Regional Altos de Chavón.  Mis compañeros de viaje iban equipados con  trípodes y cámaras de filmación,  y no dejaban de probarlas constantemente mientras esperábamos al guía.  Cuando éste hizo su aparición, abordamos  el autobús hacia nuestro destino. Los puertorriqueños resultaron ser muy amables, y como yo era la única  turista fuera del grupo familiar, me invitaron a unirme a ellos en la excursión para que observara la filmación que ellos iban a realizar.  
     Ya en los Altos de Chavón, una de las señoras comenzó a  filmar el anfiteatro y sus  alrededores. El lugar, de gradas de piedra, lucía  muy antiguo, pero había sido construido por un italiano en 1979 a petición de un dominicano para dárselo como regalo a su hija en su cumpleaños. En ese interesante sitio se encuentran además, una hermosa Iglesia y el Museo Arqueológico Regional.
     El director del equipo se llamaba Caesar Córdova, y me explicó que ellos en realidad estaban buscando escenarios para una película que ya se  había comenzado a filmar en Bulgaria, para enviárselas luego a los productores del film en ese país. Mientras caminábamos por el anfiteatro, él me narró el argumento  de la película, que era más o menos como sigue: 
DEBEMOS REALIZAR UN CONGRESO MUNDIAL DE VAMPIROS PARA PREVENIR LAS ENFERMEDADES CONTAGIOSAS
     Un grupo de vampiros en Bulgaria, estaba convocando a todos sus colegas a un gran  congreso mundial, pues una terrible amenaza se cernía sobre ellos. Su alimentación estaba en grave peligro  debido a que en la humanidad había aparecido una extraña enfermedad  muy contagiosa. Esta angustiosa situación ponía en gran riesgo el suministro de su alimento a base de sangre humana, debido a que  esta misteriosa enfermedad había afectado ya a millones de personas en el mundo. Para agravar las cosas se desconocía quiénes eran los portadores del  mal. Los vampiros sabían que ya los científicos  habían iniciado investigaciones sobre las causas de esa extraña epidemia, pero ellos también, por sí mismos, debían de tomar sus propias decisiones para tratar de contrarrestar el peligro que corrían sus vidas.  Por esa razón era tan importante y urgente celebrar ese congreso mundial.
El tema del film era original, no cabía la menor duda y de mucha actualidad. 
 CAESAR CORDOVA AL CENTRO; A LA IZQUIERDA
STEVEN BAURA  Y A LA DERECHA AL PACINO EN LA PELICULA "SCARFACE"
 
     Durante el rodaje de los exteriores en Altos de Chavón,  Caesar me contó además,  que él ya tenía experiencia en el cine, pues había trabajado al lado de Al Pacino en la película "Scarface" en el papel del cocinero  de un sitio de tacos. Me prometió mostrarme algunas fotografías de la cinta en la que había participado, cuando llegáramos al hotel.
      Luego de realizar varias tomas de los escenarios que, como mencioné antes, Caesar  Córdova enviaría al productor del  film de los vampiros en Bulgaria para su evaluación, nos fuimos a almorzar al restaurante de Altos de Chavón. Luego visitamos la iglesia y la tienda de artesanías del lugar. Más tarde regresamos a  nuestro hotel en Juan Dolio. Caesar me invitó a cenar esa misma noche para llevarme las fotografías de su actuación en "Scarface".
        Durante la cena me habló del rodaje de la película, y me contó algunas anécdotas divertidas. Me regaló varias fotografías autografiadas  - dos de las cuales incluyo en esta crónica- y una nota de prensa de "Universal News" de fecha 28 de octubre de 1983, donde se hace referencia a la  participación suya como cocinero en el elenco de "SCARFACE".
CAESAR CORDOVA EN SU ROL DE COCINERO
EN "SCARFACE".
     Al final de las vacaciones cada uno regresó a su lugar de origen y no volvimos  a  saber más unos de los otros. En aquellos tiempos no existía Internet y no se facilitaban las comunicaciones tanto como hoy en día con las redes sociales. Y también es sólo ahora, cuando al revisar mis archivos, vi las fotos y se me ocurrió escribir esta crónica para para incluirla en mi blog junto con algunas de las fotos que me regaló Caesar Córdova en Juan Dolio.  Confieso que la curiosidad por saber qué había sido de él me llevó a investigar  en Google. Encontré  su  Curriculum Vitae - las películas y programas de televisión en los que ha actuado- en la Fundación Nacional para la Cultura Popular, presumo que de Puerto Rico, de fecha 17 de julio de 2006. Lo busqué también en Facebook, pero allí sólo hallé algunos homónimos suyos.
     Me gustaría  mucho que si alguien llegara a leer estas crónicas y conociera a Caesar Córdova de Santurce, Puerto Rico me lo comentara para contactarlo. Me encantaría saber cómo se encuentra y también que me contara si llegó a filmarse la película del congreso de los preocupados vampiros por el VIH, en Altos de Chavón  o cualquier otra parte del mundo.

     Desde Caracas, van mis  saludos agradecidos al cineasta Caesar Córdova y a su familia, por aquel grato día de filmación de febrero de 1991 en los Altos de Chavón  La Romana, de la República Dominicana .

IMAGENES DE ALTOS DE CHAVON Y DE LOS VAMPIROS: WEB.
Caracas, noviembre de 2012