lunes, 12 de junio de 2017

MARCHA "RUMBO A LA VICTORIA". DOS VOCES SOBRE LA EXPERIENCIA DE UNA EMBOSCADA (FACEBOOK).





Hoy 10 junio a las 12m, me fui con mi vecina Myriam a marchar hacia la Av. Victoria..salimos rumbo hacia el comando de Capriles, pertrechadas con agua, pañuelos, banderas, y unos caramelitos..Estuvimos esperando las marchas de diferentes sitios que pasarían obligatoriamente por ahí porque era la ruta marcada. Se unieron mucha gente, estaba Capriles dando declaraciones a la prensa 2pm. Emprendimos la marcha todo ese gentío, entre el equipo de primeros auxilios, todos muy bien organizados, prensa, comunicadores sociales, los líderes democráticos, diputados, mujeres y hombres de todas las edades, nuestros muchachos guerreros, así como también gente en motos. Pasando por el mercado de los sábados de frutas y verduras del lugar, un señor con su camión de cambures, empezó a darlos a la gran cantidad de muchachos que le pasaban al lado. Esta es Venezuela!!! Toda una gran marcha, unidos, cumpliendo el deber que nos llama. Estuvimos caminando hacia la 2da cuadra de recorrido, para encontrarnos cómo siempre el piquete de la PNB en el puente que conecta Colinas, con el Centro Comercial El Recreo, y antes de Ciudad Banesco. En ese momento le dije a mi vecina: allí está el piquete vamos a pasarnos para la otra acera porque pueden empezar a atacarnos, justo a los 3 minutos, empezó la arremetida con lacrimógenas, por supuesto empezamos a apurar el paso como podíamos entre tanta gente. Inmediatamente percibí como me pasó por un costado el aire de algo que iba a alta velocidad. No llegó a tocarme, pero sentí su paso y sonido de aire...me dije para mis adentros, puede ser un perdigón.Gracias Dios que no me pegó!. Seguimos como podíamos corriendo, mientras la PNB nos perseguía con sus lacrimógenas! Subimos por unas calles hacia lo alto del lugar y luego dimos una gran vuelta. Ya estando a salvo, pudimos agarrar aire, rezar un padre nuestro juntas, pedir también a San Miguel Arcángel por su protección para todos, tomar agua. A la vez que veíamos 3 señoras mayores en el balcón de una casa rezando con sus grandes y largos rosarios y pidiendo por todos nosotros...Gracias mi DIOS!!! Dentro de todo esto, ya era tiempo de regresar a casa, pasamos por Las Mercedes, alrededor de las 5pm, fuerte represión, lleno de muchachos, gente, motorizados, vi a lo lejos como llevaban a un muchacho entre cuatro para auxiliarlo en una ambulancia que sirve de puesto de socorro..La gente seguía en las calles, dando el frente ante la represión de los PNB, qué aún están del lado de un "gobierno" que se encuentra entre la espada y la pared, altamente desesperado por no querer entregar ni perder el poder, que se resiste escuchar a todo un pueblo: "MADURO RENUNCIA", "VETE YA, CON TODO Y TÚ COMBO", "DEJA A NUESTRA VENEZUELA EN PAZ"..."VÁYANSE TODOS", "DÉJENNOS RECOGER LOS RESTOS DE NUESTRO PAÍS Y RECONSTRUIR TODO LO QUE HAN DESTRUIDO EN ESTOS 18 AÑOS DE SOCIALISMO DEL SIGLO XXI".. "QUEREMOS QUE SE VAYAN TODOS".."QUE PAGUEN POR TANTOS DAÑOS" .: 

 Dios está con nosotros, en esta lucha por nuestra libertad! Vecina: me siento orgullosa, me siento muy bien de venir a estas marchas, y qué Dios nos proteja! Hemos entendido que esta gente se va con la unión de todos nosotros, con nuestra fuerza, con nuestra convicción del país que merecemos, porque sabemos que tenemos un gran país, solo que está secuestrado por ellos, para someternos a las peores calamidades. Nos tocó Venezuela liberarte, en el nombre de Dios, seguimos adelante!

Deyanira Quiñonez

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie y exterior
Deyanira Quiñonez porta su bandera por la Libertad.


Represión  a la Marcha hacia la Av. Victoria en Bello Monte, por  la PNB y la GNB, el 10 de junio de 2017

Doy gracias infinitas a Dios por llegar sana y salva a mi casa, después de la brutal represión con bombas lacrimógenas con la que arremetió la GNazional a la marcha que encabezaba Henrique Capriles, seguidos de los grupos que venían de Altamira y Santa Fe. A las 2:00 p.m. una vecina amiga y yo, luego de esperar  a ambas marchas frente al Comando de Capriles en Bello Monte, salimos felices al ritmo de "¿Quiénes Somos? ¡Venezuela...! Pero cuando nos aproximábamos a los Puentes de Bello Monte, poco tiempo después de arrancar la marcha completa hacia la Avenida Victoria, explotaron las bombas lacrimógenas como si nos estuvieran emboscando. La gente retrocedió perseguida por las bombas. A mi vecina le silbó una bala o bomba en la cintura y ésta siguió su curso criminal. Nos agarramos con fuerza y corrimos precedidos y perseguidos por una turba que corría despavorida. Nosotras entre ellos, buscando una salida por las calles de Bello Monte. Pero en cualquiera de ellas nos esperaban más bombas lacrimógenas. Sentí un pavor como nunca en mis 18 años de marcha había sentido. Creí que me quedaba en el camino. "Apúrate, Myriam, dale más rápido, camina más rápido", me decía Deyanira, mi amiga. Mi lengua iba de corbata, camino arriba. No podíamos parar, porque nos perseguía de cerca la GN. Yo sólo veía el piso, corriendo, mientras me repetía que tenía que tener "calma" y no dejarnos llevar por la turba.El pánico podría ser nefasto. Y continuamos nuestra carrera cuesta arriba por Bello Monte. Algunos muchachos hicieron una barrera en las calles. Continuaron las bombas. Subimos con un grupo que también corría despavorido. Unos siguieron hacia el Club Táchira, nosotros sorteábamos las calles hasta llegar a la casa de la madre de Deyanira. Su bella familia nos ayudó a calmar. Nos invitaron a almorzar y a que pasáramos el susto. Luego, ya en la tarde, llegamos a nuestros respectivos hogares, después de sortear, todavía, caminos y bombas en Las Mercedes. Gracias a Dios y a la Virgen que ya estoy en casa contándoles mi gran susto.


Myriam Paúl Galindo






No hay comentarios:

Publicar un comentario