lunes, 19 de marzo de 2012

¿QUIEN ANDA POR AHI?

                                      

IMAGEN DEL AMOR (WEB)
En la playa, junto a un grupo de palmeras que regalaban sombra y alimento, una muchacha  atesoraba ilusiones.  A  intervalos, miraba  su reloj. Juan le había dicho que estaría allí bien temprano. El era puntual, así que esperaría tranquila. Ese domingo no tenía guardia en el hospital, pero en caso de alguna emergencia, estaba segura que  Juan David se lo comunicaría por el celular.

Mientras  lo esperaba, la chica dejó vagar sus ojos por la playa y se fijó en una casa de bahareque, abandonada  y casi cubierta por la maleza. Las matas de malanga cubrían la vivienda, la playa,  y casi  se adentraban en el mar. El verde salvaje confería un aire íntimo y misterioso a la morada, que, a juzgar por su aspecto en ruinas,  hacía ya mucho tiempo no albergaba a ningún ser humano.

            -¿Sola tan temprano, Matilde...o esperas al "Dr. House"?-           
   
    La chica, aunque estaba de espaldas,  reconoció la voz fuerte e   impostada de su antiguo novio. A pesar  de que hacía más de un año que habían  terminado la relación, no dejaba pasar la oportunidad de  molestarla cuando se la encontraba.
                
          -Eso no te interesa, Chúo. Por favor, te lo ruego una vez más: ¡Déjame en paz!
    
         -Sí, lo haré ahora, pero sólo porque  la patrulla pasará a recogerme dentro de unos minutos – dijo dando unas ligeras palmadas al arma de reglamento -. Ahora,  eso no quiere decir que te me  vas a escapar fácilmente. No permitiré que ningún mediquito  de hospital con barba y aires de científico, venga a apartarte de mi lado. ¿Está claro... Mi Amor?- dijo ajustándose los pantalones antes de alejarse. 
    
            Al verlo cruzar la calle y subir en el vehículo policial, la chica respiró aliviada.
Hacía cinco años ella había estado muy enamorada de  Arquímedes, pero se cansó de sus infidelidades. Ahora amaba a David, alguien diferente que la valoraba y la quería  de verdad. Lo había  conocido en la emergencia del Hospital Central, cuando ingresó con aquel terrible dolor y le diagnosticaron una  peritonitis.  Luego de la intervención quirúrgica, mientras estuvo hospitalizada, el chico siempre se mostró muy atento con ella. "Claro, él es mi médico", pensaba Matilde, y no le dio importancia a las continuas visitas. Sin embargo, una vez que la dieron de alta David continuó preocupándose por  ella y fue a verla muchas más veces a su casa.  Entonces Matilde comprendió  que ambos estaban tan enamorados que ya  nadie podía separarlos. Ahora hacían  planes para la boda.  
    
           En eso pensaba cuando a lo lejos divisó a su novio que venía apresuradamente hacia ella. !Siempre que lo tenía ante sí  era  como una primera vez! Sus cuerpos se estrecharon felices. Luego, el mar y la arena en pícara complicidad, acariciaron  sus cuerpos, y el sol abrasador contribuyó a elevarles la temperatura: Besos, abrazos, caricias. Retozaban felices en el mar, redescubriendo sus sinuosidades. Y fue entonces cuando  la pareja encaminó sus pasos presurosos hacia la casita de bahareque, rogándoles un poco de intimidad y de protección, sin importarles apenas que la caña brava  luciera algunos agujeros en las paredes.

        Las alimañas y una gaviota sin ala, a la que apodaban “El Náufrago”, fueron sus compañeros durante la maravillosa entrega. Los arrullaba el mar con su eterno vaivén y la brisa refrescaba a ratos sus cuerpos  sudorosos, hasta que, al fin, luego de un delicioso batallar,  el bienestar invadió a los exhaustos jóvenes. Luego vino el descanso y el sueño reparador. El oleaje arrullaba y la brisa refrescaba su amor.

         Pero, repentinamente se quebró la intimidad. Fuera del cobijo se sintió el ronronear de un motor. La pareja, aún bajo el embrujo del abrazo, contuvo el aliento. Luego sintieron que alguien curioseaba por las aberturas, fisgoneando. Entonces se hicieron a un lado, cubriéndose uno con el otro;  por último escucharon el chirriar de la puerta sedienta a grasa, seguido de unos pasos lentos y pesados. Una voz de trueno relampagueó en la penumbra:
                             
              -¿Quién anda por ahí?


Playa El Agua - Margarita (Imagen Web)














   Caracas, febrero - marzo 2012


          

No hay comentarios:

Publicar un comentario